Sí, el prefabricado está diseñado según los criterios establecidos en los códigos y reglamentos vigentes para la construcción, con el objetivo de resistir las fuerzas de un sismo y el viento.